febrero 13, 2010

FRAGMENTOS BORDEANDO LA AMISTAD

Algunas veces soy peldaño, otras soy pie

Fragmentos Bordeando la amistad.

Paso a paso en la convivencia medimos quienes somos, las palabras son parte de esa medida, somos transparentes, se advierte la falsedad y la honestidad en ellas.

La escritura es un ambiente cómodo en el que nos desenvolvemos con libertad y fluimos hacia universos desconocidos, quizás por ello es que nuestros dedos la reclaman. El interés hacia el otro abre el camino para lograr que la amistad sea igual que una hoja en blanco, un ambiente cómodo en el que nos desenvolvamos.

Unas veces ser peldaño para que la otra, el otro suba, otras veces ser pie para apoyarse en él ó ella y subir.

El medio en el que nos desarrollamos produce personas competitivas, en el que se impulsa a subir siendo siempre pie. Te conviertes sin advertirlo en una persona hambrienta del más, con la posibilidad de transformar esa hambre en una escalera que suba al menos.

El amor de pareja proviene de una amistad concentrada.
El amor es prolífico, radial, se encuentran en la experiencia de este sentimiento todas las claves del mundo.

Emparejar quiere decir que los peldaños son cortos cercanos, el pie da el paso de manera sencilla, sin darse cuenta como, no son altos donde la pierna no alcance, no lejanos donde el pie se sienta triste por que ya no alcanza. Subir redireccionando, sintiendo hambre por ser la persona que logre traer en las palabras los universos paralelos, hambre por escuchar en otros las palabras que traen a este mundo las bellezas de los universos circundantes. Dialogar para que a través de las palabras ellas mismas se midan, no quiero medirlas, no me corresponde, no quiero que sean medidas las mías, quiero que se emitan para que el cuerpo a través de ellas se conozca.

La amistad en un parque de juegos donde los niños aprenden y ni cuenta se dan, por que advierten lo mucho que se quieren, por que reconocen que ese parque no sería nada sin ellos ó ellas. Existe para ejercer la felicidad aunque a veces sucedan incidentes, son normales, necesarios.

La amistad es sinónimo de confianza, los descalabros son solamente eso un paso mal dado para volver a colocar el pie, intentar otra vez.

El amor de pareja logra el milagro de la ausencia te sales de ti por la persona que tienes frente, al mismo tiempo estas en ti, no sabría igual de no ser de esta forma. En ausencia presente, como estar no estando. Al vivir esta forma de amor, el conocimiento sube otro peldaño.

La desnudez de los cuerpos nos lleva a pensar en la primera de las capas que logramos traspasar, la confianza se triplica, la diversión se acrecenta y experimentas como tu cuerpo se traga una nube, es allí que descubrimos lo mucho que estorba el ropaje pesado que lleva puesto espíritu, capas de prejuicios superpuestas aprisionando lo más hermoso de nosotros mismos.

La pareja se traslada al mundo entero por que descubres que la desnudez es sólo una metáfora que te invita a vivir la mentira de la vida, a dudar de la percepción frente a lo que observas, a conocerte en lo inmediato en lo cercano, viviendo la vida en pares en donde algunas veces soy peldaño otras soy pie.


Claudia Ramírez.

2 Comentarios:

Blogger Ester dijo...

Cosita!!! Por eso te quiero, jaja, porque a veces eres peldanio y a veces pie, jaja! Feliz dia del amor y la amistad... chocolates imaginarios desde aca (y tmb churros, jeje...)

11:17 a. m.  
Blogger Ester dijo...

PS. Siempre comiste churros o no?

11:17 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal